¿Cómo se Convierte en Ley un Proyecto de Ley en Arizona?

Un proyecto de ley  puede convertirse en ley en Arizona de dos maneras: a través del proceso legislativo tradicional o mediante la votación popular.

Proceso Legislativo Tradicional

Todos los proyectos de ley comienzan por una idea. La idea puede provenir de un ciudadano, de una organización comunitaria o de una empresa; un cabildero, un “grupo de expertos” o un grupo de interés especial; el gobernador, un legislador o un donante de campaña; o de cualquier otra entidad.

Una vez que una idea está lista para convertirse en un proyecto de ley, su proponente la presenta a un legislador o grupo de legisladores, en forma de borrador o simplemente como una idea. Si el legislador acepta patrocinar un proyecto de ley para su presentación, se abre una carpeta de proyectos de ley con el Consejo Legislativo, cuyo personal no partidista revisa el proyecto de ley o la idea y lo pone en el formato adecuado y designa el estatuto apropiado para crear o modificar el proyecto de ley. En Arizona, todo proyecto de ley debe pasar por el Consejo Legislativo. 

Muchos proyectos de ley comienzan como documentos prefabricados para que los legisladores llenen los espacios en blanco creados por corporaciones, grupos de interés o sus cabilderos, para ser presentados a nivel estatal como “legislación modelo”. Este enfoque de “maquila de proyectos de ley” se ha generalizado tanto que ahora impulsa las agendas en todas las cámaras estatales y afecta a casi todas las áreas en las políticas públicas.

Solamente los legisladores de Arizona pueden presentar proyectos de ley.

How a Bill Becomes a Law in Arizona

A bill can become a law in Arizona in one of two ways: via the traditional legislative process, or via the ballot. 

Traditional Legislative Process

All bills begin with an idea. The idea may come from a citizen, community organization or business; a lobbyist, “think tank” or special interest group; the governor, a lawmaker or campaign donor; or any other entity.

Once an idea is ready to be turned into a bill, its proponent presents it to a legislator or group of legislators, in draft form or simply as an idea. If a legislator agrees to sponsor a bill for introduction, they open a bill folder with Legislative Council, whose nonpartisan staff reviews the bill or idea, puts it into the proper format, and designates the appropriate statute for the bill to create or amend. In Arizona, all draft legislation must go through Legislative Council.

Many bills begin as fill-in-the-blank documents given to lawmakers by corporations, interest groups or their lobbyists, to be introduced at the state level as “model legislation.” This “bill mill” approach has become so pervasive that it now drives agendas in every state house and touches nearly every area of public policy.

Only Arizona Legislators can file bills.

Paso 1: Se presenta el proyecto de ley

Step 1: Bill is Filed

En el Senado

AZ House of Representatives

el patrocinador del proyecto de ley lo presenta con el Secretario, quien le asigna un número de proyecto de ley.

En la Cámara de Representantes

Arizona Senate

El patrocinador del proyecto de ley lo presenta con el Oficial Mayor, quien le asigna un número al proyecto de ley.


Senate
AZ House of Representatives
House of Representatives
Arizona Senate

The bill’s sponsor files the bill with the Secretary (in the Senate) or the Chief Clerk (in the House), who assigns it a bill number.

Paso 2: Primera lectura y asignación a un comité

Step 2: First Reading and Committee Assignment

En el Senado: El liderazgo de la mayoría (el presidente del senado) asigna el proyecto de ley para que se realice su “primera lectura” en su cámara de origen, luego lo asigna a un comité permanente. Cada proyecto de ley debe pasar por al menos un comité permanente. El liderazgo puede acabar con un proyecto de ley al no asignarlo a ningún comité permanente, o dificultar la aprobación de un proyecto de ley asignándolo a varios comités.

En la Cámara de Representantes: El liderazgo de la mayoría (el presidente de la cámara) asigna el proyecto de ley para que se realice su “primera lectura” en su cámara de origen, luego lo asigna a un comité permanente. Cada proyecto de ley debe pasar por al menos un comité permanente. El liderazgo puede acabar con un proyecto de ley al no asignarlo a ningún comité permanente, o dificultar la aprobación de un proyecto de ley asignándolo a varios comités.

Majority leadership (the Senate President or the House Speaker) assigns the bill to be “first read” in its chamber of origin, then assigns it to a standing committee. Each bill must pass through at least one standing committee. Leadership can kill a bill by not assigning it to any standing committee, or make a bill’s passage more difficult by assigning it to multiple committees.

Paso 3: Las audiencias del Comité

Step 3: Committee Hearings

En el Senado: 

El presidente del comité al que se asigna el proyecto de ley decide si y cuándo escuchar el proyecto de ley en ese comité. La mayoría de los comités permanentes tienen audiencias semanales en las que el público puede comentar, ya sea a través del sistema “request to speak” (RTS por sus siglas en inglés) en línea o en persona a discreción del presidente. El liderazgo del partido mayoritario decide quién forma parte de cada comité y, por lo general, se otorga la mayoría en todos los comités. Los proyectos de ley deben ser aprobados por cada comité en el que están asignados con una mayoría simple de votos. Cualquier legislador puede presentar una enmienda en su comité, y se tiene que aprobar por mayoría simple.

Algunos proyectos de ley se asignan a más de un comité. Cada presidente, designado por el liderazgo de la mayoría, puede anular un proyecto de ley asignado a su comité negándose a escucharlo.

Después de la audiencia o audiencias del comité, el proyecto de ley es escuchado por la Comisión Reglamentaria, cuyo único trabajo es verificar que el proyecto de ley sea constitucional y que esté redactado en el formato adecuado. Los proyectos de ley no se pueden modificar en la Comisión Reglamentaria.

En la Cámara de Representantes:

El presidente del comité al que se asigna el proyecto de ley decide si y cuándo escuchar el proyecto de ley en ese comité. La mayoría de los comités permanentes tienen audiencias semanales en las que el público puede comentar, ya sea a través del sistema “request to speak” (RTS por sus siglas en inglés) en línea o en persona a discreción del presidente. El liderazgo del partido mayoritario decide quién forma parte de cada comité y, por lo general, se otorga la mayoría en todos los comités. Los proyectos de ley deben ser aprobados por cada comité en el que están asignados con una mayoría simple de votos. Cualquier legislador puede presentar una enmienda en su comité, y se tiene que aprobar por mayoría simple.

Algunos proyectos de ley se asignan a más de un comité. Cada presidente, designado por el liderazgo de la mayoría, puede anular un proyecto de ley asignado a su comité negándose a escucharlo.

Después de la audiencia o audiencias del comité, el proyecto de ley es escuchado por la Comisión Reglamentaria, cuyo único trabajo es verificar que el proyecto de ley sea constitucional y que esté redactado en el formato adecuado. Los proyectos de ley no se pueden modificar en la Comisión Reglamentaria.

The chair of the committee to which the bill is assigned decides whether and when to hear the bill in that committee. Most standing committees have weekly hearings at which the public can comment, either through the online Request to Speak (RTS) system, or in person at the chair’s discretion. Leadership of the majority party decides who sits on each committee, and typically gives itself a majority in all committees. Bills must pass each committee to which they are assigned with a simple majority vote. Any lawmaker may introduce an amendment in committee, which must also pass with a simple majority vote.

Some bills are assigned to more than one committee. Each chair, who is appointed by majority leadership, can kill a bill assigned to their committee by refusing to hear it.

After its committee hearing or hearings, the bill is heard by the Rules Committee, whose sole job is to verify that the bill is constitutional and drafted in the proper format. Bills cannot be amended in Rules.

Paso 4: Caucus (asamblea de partidos)

Step 4: Caucus

En el Senado: 

Los legisladores de la cámara de origen se dividen por partido para discutir el proyecto de ley. No se realiza votación; es simplemente una oportunidad para que cada parte llegue a un consenso sobre el proyecto de ley.

En la Cámara de Representantes: 

Los legisladores de la cámara de origen se dividen por partido para discutir el proyecto de ley. No se realiza votación; es simplemente una oportunidad para que cada parte llegue a un consenso sobre el proyecto de ley.

 

Lawmakers in the chamber of origin divide separately by party to discuss the bill. No vote is held; it is simply an opportunity for each party to reach consensus on the bill.

Paso 5: Votación del Pleno (floor vote)

Step 5: Floor Vote

En el Senado: 

El liderazgo de la mayoría de la cámara de origen del proyecto de ley decide si y cuándo programar el proyecto de ley para que sea sometido a votación por toda la cámara. El liderazgo puede acabar con un proyecto de ley en esta etapa simplemente al no programarlo para una votación. Si  algún legislador desea debatir o enmendar el proyecto de ley, debe dirigirse al “Comité Plenario”, un término utilizado para referirse a todos los legisladores de esa cámara, quienes debaten el proyecto de ley y deciden si adoptan las enmiendas propuestas. Después de este paso, el proyecto de ley recibe una votación formal en el pleno, también llamada “tercera lectura”.

¿Dónde quedó la “segunda lectura”? Este paso tiene un mandato constitucional. Consiste en que el título breve del proyecto de ley se lee en el pleno de la cámara de origen, por lo general ocurre antes de que el proyecto de ley se escuche en el comité y generalmente es solo una formalidad.

En la Cámara de Representantes:

El liderazgo de la mayoría de la cámara de origen del proyecto de ley decide si y cuándo programar el proyecto de ley para que sea sometido a votación por toda la cámara. El liderazgo puede acabar con un proyecto de ley en esta etapa simplemente al no programarlo para una votación. Si  algún legislador desea debatir o enmendar el proyecto de ley, debe dirigirse al “Comité Plenario”, un término utilizado para referirse a todos los legisladores de esa cámara, quienes debaten el proyecto de ley y deciden si adoptan las enmiendas propuestas. Después de este paso, el proyecto de ley recibe una votación formal en el pleno, también llamada “tercera lectura”.

¿Dónde quedó la “segunda lectura”? Este paso tiene un mandato constitucional. Consiste en que el título breve del proyecto de ley se lee en el pleno de la cámara de origen, por lo general ocurre antes de que el proyecto de ley se escuche en el comité y generalmente es solo una formalidad.

Majority leadership in the bill’s chamber of origin decides whether and when to schedule the bill for a vote by the entire chamber. Leadership can kill a bill at this stage by simply not scheduling it for a vote. If any lawmaker wishes to debate or amend the bill, it goes to the “Committee of the Whole,” a term for all lawmakers in that chamber, who debate the bill and decide whether to adopt any proposed amendments. After this step, the bill receives a formal floor vote, or “Third Read.”

What happened to “Second Read,” you may ask? This step is constitutionally mandated. It consists of the bill’s short title being read on the floor of the chamber of origin, typically happens before the bill is heard in committee, and is generally little more than a formality.

crossover
crossover

Paso 6: Transición a la otra cámara

Step 6: Chamber Crossover

En el Senado:

Todos los proyectos de ley que se introducen y pasan en la cámara de origen se deben enviar a la otra cámara para repetir los pasos del 2 al 5.

En la Cámara de Representantes:

Todos los proyectos de ley que se introducen y pasan en la cámara de origen se deben enviar a la otra cámara para repetir los pasos del 2 al 5.

All bills introduced and passed by the chamber of origin are sent to the other chamber to repeat Steps 2 through 5.

crossover
crossover

Paso 7: Aprobación legislativa

Step 7: Legislative Passage

En el Senado:

Una vez que un proyecto de ley ha pasado por la segunda cámara, se envía de regreso a la cámara de origen, que debe enviarlo al gobernador para su firma o veto. Cualquier proyecto de ley que no se modifique en la segunda cámara se envía directamente al gobernador. Si un proyecto de ley es enmendado por la segunda cámara, la cámara de origen debe votar sobre la versión enmendada, o “lectura final”. Si el proyecto de ley pasa la lectura final, se transmite al gobernador. Si un proyecto de ley no pasa la lectura final, el liderazgo de la mayoría en cada cámara designa a algunos legisladores, generalmente dos por cámara de del partido minoritario, para resolver las diferencias en una “conferencia del comité” y luego transmitir el proyecto de ley al gobernador.

En la Cámara de Representantes:

Una vez que un proyecto de ley ha pasado por la segunda cámara, se envía de regreso a la cámara de origen, que debe enviarlo al gobernador para su firma o veto. Cualquier proyecto de ley que no se modifique en la segunda cámara se envía directamente al gobernador. Si un proyecto de ley es enmendado por la segunda cámara, la cámara de origen debe votar sobre la versión enmendada, o “lectura final”. Si el proyecto de ley pasa la lectura final, se transmite al gobernador. Si un proyecto de ley no pasa la lectura final, el liderazgo de la mayoría en cada cámara designa a algunos legisladores, generalmente dos por cámara de del partido minoritario, para resolver las diferencias en una “conferencia del comité” y luego transmitir el proyecto de ley al gobernador.

Once a bill has passed the crossover chamber, it is sent back to the chamber of origin, which must send it to the governor for signature or veto. Any bill that is not amended in the crossover chamber is transmitted directly to the governor. If a bill is amended by the crossover chamber, the chamber of origin must vote on the amended version, or “Final Read.” If the bill passes Final Read, it is transmitted to the governor. If a bill does not pass Final Read, majority leadership in each chamber appoints a few legislators, typically two per chamber from the majority party and one per chamber from the minority party, to resolve the differences in a “conference committee” and then transmit the bill to the governor.

Bill transmitted to the Governor
Arizona Governor's Office
Bill transmitted to the Governor
Arizona Governor's Office

Paso 8: El escritorio del gobernador

Step 8: Governor's Desk

En el Senado:

El gobernador decide si el proyecto de ley se convierte en ley. Si el gobernador firma el proyecto de ley, se convierte en ley 90 días después del final de la sesión legislativa. Un proyecto de ley también puede convertirse en ley sin la firma del gobernador; esto sucede automáticamente si no se firma un proyecto de ley en cinco días durante la sesión o dentro de los 10 días posteriores a la finalización de la sesión.

Si el gobernador veta un proyecto de ley, esto impide que se convierta en ley. La legislatura puede anular este veto con una mayoría de dos tercios de los votos.

En la Cámara de Representantes:

El gobernador decide si el proyecto de ley se convierte en ley. Si el gobernador firma el proyecto de ley, se convierte en ley 90 días después del final de la sesión legislativa. Un proyecto de ley también puede convertirse en ley sin la firma del gobernador; esto sucede automáticamente si no se firma un proyecto de ley en cinco días durante la sesión o dentro de los 10 días posteriores a la finalización de la sesión.

Si el gobernador veta un proyecto de ley, esto impide que se convierta en ley. La legislatura puede anular este veto con una mayoría de dos tercios de los votos.

The governor decides whether to sign the bill into law. If the governor signs the bill, it becomes law 90 days after the end of legislative session. A bill can also become law without the governor’s signature; this happens automatically if a bill is not signed within 5 days while session is under way or within 10 days after session has ended.

If the governor vetoes a bill, this prevents it from becoming law. The legislature can override this veto with a two-thirds majority vote.

Legislación en las Urnas Electorales

Las iniciativas y referendos, también conocidos como “medidas electorales” o “propuestas”, permiten a los ciudadanos votar directamente sobre la legislación. Aproximadamente la mitad de los estados en los Estados Unidos, incluido Arizona, permiten esta forma de democracia directa. Arizona es único porque su constitución específicamente garantiza a sus ciudadanos el derecho de “sacarle la vuelta a la legislatura” y crear sus propias leyes. Esta legislación puede llegar a la boleta electoral de varias formas:

 

1. Recomendación de la legislatura. La legislatura puede recomendar el lenguaje de una iniciativa estatutaria o enmienda constitucional, con un voto de mayoría simple en ambas cámaras, va directamente a la boleta para votar en una elección futura. No requiere la firma del gobernador. Esto se emplea con mayor frecuencia en casos en los que la legislatura require el permiso de los votantes para su acción, como un intento de cambiar la Constitución del estado, o para temas en los que de otra manera se requeriría un voto de la mayoría legislativa como un aumento de fondos. 

 

2. Iniciativa ciudadana. Cualquier ciudadano u organización puede reunir firmas para colocar una iniciativa estatutaria o enmienda constitucional en la boleta para votar en una elección futura. Los proponentes deben reunir las firmas del 10 por ciento de los votantes en la última elección para gobernador para una iniciativa y el 15 por ciento para una enmienda constitucional. La medida se convierte en ley si es aprobada por una mayoría simple de los votantes. Este proceso está fuertemente regulado por la legislatura, con más regulaciones aprobadas cada año, pero no involucra a la legislatura o al gobernador. Tanto la fase de recopilación de firmas como la fase de campaña electoral que sigue después de reunir las firmas suelen ser costosas y requieren de mucho tiempo. 

 

3. Referéndum ciudadano. Cualquier ciudadano u organización puede reunir firmas para colocar una ley previamente aprobada en la boleta electoral como un referéndum, para ser sometida a votación en elecciones futuras. En Arizona, este número es el 5 por ciento de los votantes en la última elección para gobernador. Un voto afirmativo confirma la medida como una ley; un voto negativo lo anula. Este proceso no involucra a la legislatura ni al gobernador y, al igual que con las iniciativas ciudadanas, tanto la fase de recolección de firmas como la fase de campaña electoral que sigue son típicamente costosas y requieren de mucha inversión de tiempo.

 

 En Arizona, las leyes hechas de esta manera son más difíciles de cambiar que las leyes aprobadas directamente por la legislatura. La Ley de Protección al Votante, una iniciativa ciudadana aprobada en 1998, impide que la legislatura y el gobernador modifiquen o deroguen leyes aprobadas en las urnas sin un voto de tres cuartos, y solo si el cambio promueve el propósito de la iniciativa. Es importante comprender el contexto en el que una iniciativa o referéndum llega a la boleta. Al igual que con el proceso tradicional de proyectos de ley, se pueden crear múltiples iniciativas y referendos para cada ciclo electoral, y no hay prohibición de que múltiples medidas sobre el mismo tema aparezcan en la misma boleta. Curiosamente, esto se puede utilizar para intentar influir tanto en la acción legislativa como para disuadir la acción ciudadana. Por ejemplo, la legislatura puede amenazar con recomendar que se incluya en la boleta una medida que compita con la de una iniciativa ciudadana que les desagrade con el fin de confundir a los votantes, aumentando las posibilidades de que ambas medidas fracasen. De igual manera, los ciudadanos frustrados pueden amenazar con llevar a cabo una iniciativa para estimular acciones de la legislatura o recomendar un proyecto de ley en particular a la boleta electoral en un intento de detener su aprobación. El gasto en las boletas de votación también juega un papel importante en este tipo de leyes. Los altos gastos de campaña por parte de los opositores a una medida electoral pueden ser efectivos para derrotar iniciativas al contribuir a un clima de confusión e incertidumbre que influye para que muchos ciudadanos voten “no”. Por estos motivos es importante conocer el origen de la medida, así como quien la respalda económicamente, antes de decidir cómo votar.

Legislation at the Ballot

Initiatives and referendums, also known as “ballot measures” or “propositions,” allow citizens to vote directly on legislation. Approximately half the states in the US, including Arizona, allow this form of direct democracy. Arizona is unique in that its Constitution specifically guarantees its citizens the right to “go around the legislature” and create its own laws.

This legislation may reach the ballot in one of several ways:

1. Legislative referral. The legislature may refer language for a statutory initiative or constitutional amendment, with a simple majority vote in both chambers, directly to the ballot to be voted upon in a future election. The governor’s signature is not required. This is most often employed in instances where the legislature requires voter permission for its action, such as an attempt to change the state’s Constitution, or for topics where a legislative supermajority vote would otherwise be required, such as a funding increase.

2. Citizen initiative. Any citizen or organization may gather signatures to place a statutory initiative or constitutional amendment on the ballot to be voted upon in a future election. Proponents must gather signatures from 10 percent of the voters in the last gubernatorial election for an initiative, 15 percent for a constitutional amendment. The measure becomes law if approved by a simple majority of voters. This process is heavily regulated by the legislature, with more regulations passed each year, but does not otherwise involve the legislature or governor. Both the signature-gathering phase and the ballot campaign phase that follows are typically costly and time-consuming.

3. Citizen referendum. Any citizen or organization may gather signatures to place a previously passed law on the ballot as a referendum, to be voted upon in a future election. In Arizona, this number is 5 percent of the voters in the last gubernatorial election. A Yes vote upholds the measure as law; a No vote overturns it. This process does not involve the legislature or governor, and as with citizen initiatives, both the signature-gathering phase and the ballot campaign phase that follows are typically costly and time-consuming.

In Arizona, laws made in this way are more difficult to change than laws passed directly by the legislature. The Voter Protection Act, a citizen initiative passed in 1998, prevents the legislature and governor from amending or repealing laws passed at the ballot box without a three-quarters vote, and then only if the change furthers the purpose of the initiative.

It is important to understand the context in which an initiative or referendum arrives to the ballot. Just as with the traditional bill-to-law process, multiple initiatives and referenda can be created for each election cycle, and there is no prohibition against multiple measures on the same subject appearing on the same ballot. Interestingly, this can be used to attempt both to influence legislative action and to dissuade citizen action. For example, the legislature may threaten to refer to the ballot a measure that competes with a disliked citizen initiative in an attempt to confuse voters, increasing the odds that both measures will fail. Alternatively, frustrated citizens may threaten to run an initiative to spur the legislature to action, or refer a particular bill to the ballot in an attempt to stop its passage.

Ballot spending also plays a factor in these types of laws. High dollar campaign spending by opponents of a ballot measure can be effective in defeating initiatives by contributing to a climate of confusion and uncertainty which influences many voters to vote “no.” For these reasons, it is important to know the origins of a measure, as well as who backs it financially, before deciding how to vote on it.

Scroll to Top